UNA LECCIÓN DE HUMILDAD

FILIPENSES 2:3-8

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

 LA HUMILDAD DE JESUCRISTO

¿Qué es la humildad? En uno de sus mensajes mi hermano Nicolás Serrano, lo explico de la siguiente manera:

Pablo no describe la humildad en Filipenses 2, pero nos da unas pistas para que podamos formular una tesis. Él define la humildad en términos de acción en los versículos 3 y 4, ser humilde es no hacer nada por contienda o por vanagloria y estimar a los demás como superiores a si mismo, no mirar lo nuestro sino mirar a los demás, buscar sus necesidades y satisfacerlas. Esto se parece mucho a la descripción del amor que encontramos en 1Corintios 13, el amor no busca lo suyo, y esto es lo que la humildad hace, por lo cual mi tesis es que la humildad no es otra cosa que el amor en acción.

 Dice: 2Corintios 8:9  “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”

  • El cual, siendo en forma de Dios

La palabra Forma aquí proviene del griego “Morfe” que significa naturaleza o esencia, esto quiere decir que Cristo y el Padre comparten la misma naturaleza y la han compartido desde siempre, es por esto que dice “Siendo” Cristo ya era desde la eternidad igual a Dios y es desde la eternidad que Cristo posee la misma omnipotencia de Dios, su omnipresencia, la misma justicia el mismo amor, es por eso que Jesucristo dice en Juan 10: “ Yo y el Padre uno somos.”

  • No estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse

Si Jesucristo ha compartido su esencia con el padre desde la eternidad y por lo tanto es inmutable y no puede dejar de ser Dios, entonces ¿Qué es aquello a lo cual Jesús no se aferra? A sus derechos y privilegios divinos. ÉL paso de ser el todopoderoso a ser el varón de dolores experimentado en quebranto, Él, al hacerse hombre, tendría que experimentar dolor, soportar los insultos de hombres pecadores, experimentar la muerte en la vergonzosa cruz y el desamparo de su padre por nuestro pecado.

  • Sino que se despojó a sí mismo

ÉL se despojo a si mismo, el no fue despojado por otro, de hecho ÉL mismo dijo en Juan 10:18 “Nadie me la quita (La vida), sino que yo de mí mismo la pongo” Nuestro Señor no fue forzado a obedecer al padre sino que se deleita en hacer la voluntad del padre como dice Hebreos 10:7 “Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad” Aun desde antes de la fundación del mundo la decisión del Padre de salvar a los pecadores fue aceptada con compasión por el hijo, esto nos muestra la eterna humildad del hijo que se manifiesta en que antes de ser creador Él es salvador. Antes de crear la primera molécula ÉL ya nos había mostrado su amor.

  • Tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres

No solamente se despojó de si mismo sino que adopto la forma “Morfe” otra vez, de siervo, 100% Dios como el Padre y 100% Hombre como tú. Ahora es parte de la creación, Él no fue creado y nunca tubo necesidades, ahora necesita crecer, necesita madurar, alimento, liquido, y sangre para vivir. El príncipe de paz dejaba su corona de oro por una de espinas, y el trono por un pesebre, ahora llama hermanos a pecadores y se sienta en la mesa con prostitutas y ladrones a quienes también ama.

  • Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz

Nuestro Señor no miro por lo suyo propio sino que miró el bien de nosotros, se humillo al hacerse hombre, se humillo al acceder a ser maltratado por los hombres, y se humillo al morir en la vergonzosa cruz. Si nos ponemos a pensar en las generaciones que nuestro planeta a visto pasar podemos contar más de 343,500,000,000 humanos (Y esto es sin exagerar) y entre ellos están Abraham, David, Job, José, Enoc, etc de todos ellos solo uno obedeció a Dios en todo tiempo. Y ÉL es tu salvador.

Hebreos 12:2 dice: puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio…

Pon tus ojos en Jesús y vive a la luz de su humildad, amando a los demás como superiores a ti mismo, y no viviendo para lo tuyo propio sino para el bien de los demás.

MANCHEGO MARTIN.PNG.PNG

Si nos ponemos a pensar en las generaciones que nuestro planeta a visto pasar podemos contar más de 343,500,000,000 humanos (Y esto es sin exagerar) y entre ellos están Abraham, David, Job, José, Enoc, etc de todos ellos solo uno obedeció a Dios en todo tiempo. Y ÉL es tu salvador.

Fotografia principal: Edu Vasquez

Redes Sociales

http://www.facebook.com/ManchegoMusic

http://www.instagram.com/martin_manchego

http://www.twitter.com/ManchegoMusic

http://www.youtube.com/MartinManchegoMusic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s