LÁVAME MÁS Y MÁS

“Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.”‭‭Salmos‬ ‭51:2‬‬‬

Luego de pecar en gran manera, el rey David fue confrontado por su pecado por medio del profeta Natan. Esto produjo un gran arrepentimiento. 

En medio de su dolor y quebrantamiento, el rey David escribe este Salmo.
En este salmo podemos observar que el rey David desarrolla una visión más clara acerca de su propio pecado y de su maldad a raíz de la exhortación de Dios.
El rey David no dice: perdóname por este desliz, por esta imprudencia, ayúdame a andar con más cuidado y fortaléceme en mi debilidad ¡No! El reconoce que posee tanta suciedad de pecado que pide ser limpiado “más y más” de su maldad y pecado. 

Uno de los mayores daños que ha causado la introducción de la psicología en lugar de la enseñanza bíblica en la iglesia, es que nos ha dado herramientas para intentar justificar nuestro pecado.
Como bien dice el Pastor Salvador Gómez Dickson:
“Después de lo que Jesús hizo por nosotros por causa de nuestros pecados, debería ser suficiente el solo hecho de que algo sea pecado para disuadirnos de cometerlo. Tristemente no es así. Vernos andar tan cerca como podemos del pecado entristece el corazón del Salvador que cargó con ellos en la cruz. También somos expertos cambiando la nomenclatura. Lo que Dios llama transgresión, nosotros lo catalogamos de debilidad. Lo que Dios considera rebelión, nosotros lo catalogamos como desliz. Dios dice que es imposible mantener la amistad con Él y con el mundo al mismo tiempo; pero de alguna manera nosotros hemos podido hacer las paces con éste mientras afirmamos estar bien con Dios. Oh, Señor, enséñanos a huir del pecado, a aborrecerlo como tú lo aborreces, a no jugar con aquello que llevó a tu Hijo a la cruz.”
Por lo general aquellos que pasan mayor tiempo en intimidad con Dios desarrollan un corazón más sensible a la voluntad de Dios y como consecuencia tienen mayor dolor por su pecado. 

Por otro lado quienes no conocen a Dios, son incapaces de sentir dolor por su pecado más bien encuentran cualquier excusa para justificar sus actos pecaminosos.
Hoy inicia una nueva semana y estamos cerca de iniciar un nuevo año. ¿Haz desarrollado una conciencia más sensible a tu pecado? O ¿haz acostumbrado tu mente al pecado de tal manera que tu conciencia está cauterizada?
Nuestro Dios perdonó a David y te puede perdonar a ti también. 

Acércate a Él con un corazón contrito y humillado, acércate a su trono de gracia y recibe misericordia, pídele que cautive tu corazón, aléjate de tu pecado y ora junto con David:
“Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.” Salmos‬ ‭51:2‬ ‭RVR1960‬‬
Mientras no reconozcamos la magnitud de nuestro pecado 

No podremos entender la grandeza del sacrificio dado
Que este sea el día de arrepentimiento y de iniciar de nuevo.


Mientras no reconozcamos la magnitud de nuestro pecado
No podremos entender la grandeza del sacrificio dado

Redes sociales
http://www.facebook.com/ManchegoMusic
http://www.instagram.com/martin_manchego
http://www.twitter.com/ManchegoMusic
http://www.youtube.com/MartinManchegoMusic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s